Las lechugas conquistan el espacio
17-08-2015 EL CAB EN LOS MEDIOS (ABC)

El primer alimento producido fuera de la Tierra abre las puertas a viajes espaciales largos y a bases en planetas.

En octubre de 1957 el mundo contenía la respiración en plena Guerra Fría. La Unión Soviética celebraba su cumpleaños con el lanzamiento del primer satélite artificial de la historia, el Sputnik 1, y apenas un mes después ponía en órbita a un ser vivo, también por primera vez. Así, la que fuera una inofensiva y dócil perra callejera de Moscú, Laika, se convertiría después en una especie de heroína soviética cuyo sacrificio, junto al de muchos otros animales, le sirvió tanto a los estadounidenses como a los soviéticos para averiguar qué hacía falta para que el ser humano llegara al espacio.

57 años después de que Laika acabara desintegrada en la atmósfera y en medio de un clima mucho más pacífico, los astronautas ya pueden vivir en el espacio. Tres de ellos se reunieron este lunes en torno a un aparato del tamaño de una pequeña nevera, a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI) para tomar un pequeño aperitivo. Sus caras, congestionadas por la escasa gravedad, estaban iluminadas por una luz violácea que provenía de un extraño invernadero en el que crecían seis plantas de lechuga romana. Después de cosecharlas y aliñarlas con aceite y vinagre, uno de ellos la probó y sentenció: «Está increíble». Además de haber degustado la ensalada más cara de la historia, aquel astronauta se había convertido en uno de los primeros hombre en comerse un alimento cultivado más allá de la Tierra.

«Si queremos viajar más lejos y durante más tiempo por el espacio, necesitamos cultivar plantas para alimentar las tripulaciones», explicó Gioia Massa, una de las científicas que ha dirigido el experimento, llamado «Veggie-1». A la hora de justificar el desarrollo de este programa, la investigadora también destacó la importancia de los vegetales en el reciclaje de los nutrientes y en la estabilidad psicológica de los tripulantes, unas personas que están confinadas durante meses en unas estancias repletas de aparatos eléctricos.

...

Las bacterias, claves en el viaje y colonización de otros planeta

Aparte de diseñar estrategias para producir comida a partir de plantas y animales criados en el espacio, Eduardo González, un microbiólogo del Centro de Astrobiología (dependiente del INTA), recuerda la importancia que las bacterias tendrían en las naves espaciales: «En primer lugar, son esenciales para el crecimiento adecuado de casi todas las plantas. Por otra parte, muchas de ellas suelen ayudar a combatir enfermedades y también participan en la descomposición de la materia orgánica».

Por si fuera poco, González explica que los genes que las bacterias utilizan para vivir en ambientes extremos pueden ser introducidos en plantas para darle nuevas capacidades: «El objetivo de nuestro laboratorio es diseñar plantas que se puedan adaptar mejor a las condiciones extremas del espacio y que faciliten el desarrollo de futuras misiones espaciales y de bases en otros planetas», explica.

...

 

Fuente: ABC

 

Imágenes adicionales:

Figura 1: Astronautas de la Estación Espacial Internacional degustan la lechuga cultivada en el espacio. Créditos: NASA.
 

Documentación adjunta a la noticia:

Departamentos y unidades de apoyo

La respuesta a las cuestiones sobre la vida y su origen ha de venir del esfuerzo combinado de muchas disciplinas

Grupos de investigación

La ciencia desarrollada en el CAB se canaliza a través de grupos de investigación interdepartamentales

Cultura Científica

La UCC del CAB busca hacer accesible el conocimiento científico al conjunto de los ciudadanos

Copyright 2012 - Todos los derechos reservados | Centro de Astrobiología - CSIC - INTA | Política y condiciones de uso | Aviso legal